Entrevista a Jaione Camborda en Cineuropa

Jaione 1

La cineasta presentó el lunes 23 tres piezas cortas en la sesión Arredor de Nimbos. Pudimos conversar con ella y hablar del festival, del cine y de sus proyectos.

Jaione Camborda Coll nace en San Sebastián. A los 18 años se traslada a Madrid para estudiar Comunicación Audiovisual, formación que complementa con cursos y posgrados en diferentes centros y ciudades, como la Escuela de Cine de Praga, donde estudia dirección, la Universidad Granada o la Escuela de Cine de Munich donde realiza un posgrado bianual de Dirección de Arte. Tras pasar un año en Berlín, se instala en Galicia.

Profesionalmente compagina la dirección artística con la escritura de guión, la dirección e, incluso, la producción. Durante dos años escribe junto a Alfonso Zarauza el guión de Os Fenómenos, con el que logran el Mestre Mateo y el premio al mejor guión del Festival de Fortaleza, en Brasil. Realiza la dirección de Arte de Encallados, también de Zarauza, Las Altas Presiones, de Ángel Santos, y O Ouro do Tempo, de Xabier Bermúdez. Tras recibir una ayuda para la escritura de guión de una película que había esbozado en Berlín, monta una empresa, Esnatu Zinema, y comienza a buscar financiación para rodar el que será su primer largometraje como directora, Arima. Realiza al mismo tiempo piezas cortas en equipo, con el Grupo de Creación Vaivén (del que forma parte junto a Víctor Hugo Seoane e Iván Marcos), o de forma individual, como los tres cortos en súper 8 presentadas este lunes en Cineuropa: Nimbos (basado en un poema de Díaz Castro), Proba de axilidade y A rapa das bestas (Work in progress).

De entre todos los poemas de Díaz Castro, ¿por qué escogiste precisamente Nimbos?

Cuando nos propone Martin su idea a varios cineastas, cojo y leo todo lo que hay editado por Díaz Castro. Hay ciertos poemas con una percepción de la mujer con la que no me sentía cómoda, pero este me sedujo especialmente por tratar un tema universal donde se mezcla lo espiritual y el proceso de la creación. Creo que se expresa en la pieza, ese misterio, ese algo que subyace. El poema dialogaba con inquietudes que yo tenía y conectaba con un cierto trabajo que a mí también me podía interesar.

¿Qué te parece Cineuropa como medio divulgativo?

Ha educado a la ciudad en cine. Ha habido mucho tiempo de sequía. Había algunas propuestas pero en general faltaba un espectro de cine muy importante, Cineuropa lo da una vez al año y la ciudad se ha volcado. Hay mucha gente que solo ha podido ver cierto tipo de cine por Cineuropa. Hace una labor local imprescindible y por supuesto que es un referente. Esta muestra aúna todas las perlas que ha habido ese año. Hay incluso gente de fuera que viene a Santiago solo para asistir al festival.

¿Crees que Cineuropa es una plataforma eficaz para la promoción del cine gallego?

Sí, todos los años apuesta por el cine gallego, donde está Martin Pawley como programador. Hay muchos trabajos que están en otros festivales y que ya pasaron por aquí. Prácticamente todo el mundo ha pasado por la sección gallega de Cineuropa. Y aquí todos mostramos nuestros trabajos con mucho orgullo.

¿Qué opinas de la situación de la mujer en el cine? Hay muy pocas mujeres en el cine gallego, ¿verdad?

Sí, en el cine en general, pero yo creo que eso va a ir cambiando. Sobre todo hay más mujeres en proyectos que necesitan menos infraestructura económica y que, por lo tanto, dependen menos de las estructuras de poder. Cuando la mujer tiene que luchar en las estructuras de poder, hay un montón de mecanismos, a veces más visibles, a veces más invisibles, que limitan un poco esta posibilidad. Pero que va a ir cambiando poco a poco. Cada vez hay más mujeres que luchan el doble porque es lo que toca y así se están consiguiendo llevar a cabo las películas.

Te dedicas a varios disciplinas diferentes dentro del mundo del cine: dirección de arte, guión, dirección y producción, ¿sientes más inclinación por una que por otra?

Depende del proyecto. Si el proyecto es bonito y hay una sensibilidad por parte del director hacia el espacio, disfruto mucho de las direcciones de arte. También disfruto mucho con la creación y dirección de un proyecto propio, pero a veces el proceso es muy largo. Por eso las piezas cortas también me dan mucha alegría porque son algo más directo, más inmediato. Me dan cierta libertad de creación.

¿Qué te gusta más del cine? ¿los aspectos técnicos y formales? ¿la historia?

Yo disfruto especialmente de la historia en lo formal, o de aquello que expresa, que se expresa a través de la forma, del gesto, de ese lenguaje puramente cinematográfico. Creo que a veces el cine (aunque hay grandes películas que tienen esa estructura clásica) se vuelve demasiado literario.

En mis piezas tiro del bagaje que tengo de conocimientos cinematográficos pero sobre todo también de la intuición. Y de la intuición desde el aspecto en que yo pienso que la intuición se educa. Lo que intento en mi vida es tener la mejor educación para la intuición, a nivel cinematográfico, a nivel formal, entonces, si puedes fiarte de tu intuición, ya puedes generar esos tempos y esa cadencia de la imagen. En ese aspecto, el celuloide es curisoso como formato porque tienes una limitación de tiempo a la hora de rodar porque cada metro, cada segundo, cuesta dinero. El cerebro se activa mucho respecto a qué estás rodando, si merece seguir la pena mantener o no el plano, si es válido o si dialoga con otros planos. Toda esa información, que es muy trascendente mientras filmas, tiene una actividad diferente que si lo estás rodando en digital y no sientes esa presión. No digo que sea ni mejor ni peor pero es una forma diferente de rodar. Hay una actividad muy fuerte, tanto mental como física muy fuerte. Y creo que eso se ve luego.

Por último, ¿en qué proyectos trabajas actualmente?

Con Víctor Hugo [Víctor Hugo Seoane ha presentado su primer largometraje, Verengo, en esta edición de Cineuropa] colaboro en un documental del que luego él cogerá las riendas, sobre la escuela de O Pelouro.

Y Arima, que es un proyecto más grande, un largometraje, cine de autor escrito y dirigido por mujeres, más ambicioso pero que también arrastro desde hace mucho tiempo, unos cuatro años.

Cómo surgió Arima?

En Berlín tuve que hacer la propuesta de espacio de una película para el proyecto de fin de carrera. Como no encontraba un guión que me entusiasmase para estudiar el espacio, decidí crear uno para desarrollar esos espacios. Ya en Galicia lo retomo y escribo el guión completo. Arima es más narrativa pero también tiene cabida para aspectos mucho más formales.

Publicado en Cineuropa.gal

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s